Europa

Guía del viaje de 16 días por Escocia por libre

Vkontakte
Pinterest




El verano pasado pasamos dos semanas en Escocia. Fue un viaje de relax y descanso en el que estuvimos nueve días en Edimburgo, en casa de unos amigos, disfrutando del placer de descansar. Nos tomamos tan en serio lo de hacer verdaderas vacaciones que ya os adelantamos que de este viaje no habrán relatos. Pero que no «panda el cúnico» porque, a cambio, os traemos una guía del viaje a Escocia de lo más completita (que hemos actualizado en enero de 2015 tras nuestra segunda visita a Edimburgo).

Itinerario del viaje a Escocia de 16 días

Día 1: Edimburgo
Día 2: Edimburgo
Día 3. Edimburgo
Día 4: Stirling
Día 5: Aberfoyle y Loch Lommond
Día 6: Inveraray
Día 7: Isla de Mull y la isla de Iona
Día 8: Glencoe
Día 9: Isla de Skye
Día 10: Isla de Skye, Castillo de Eilean Donan y Applecross
Día 11: Nair y el lago Ness
Día 12: Destilería Glenfiddich y las galletas Walker
Día 13: Edimburgo
Día 14: Edimburgo
Día 14: La costa de Fife
Día 15: Edimburgo
Día 16: Edimburgo

El aeropuerto de Edimburgo no está muy lejos de la ciudad y es posible ir en transporte público fácilmente.

En bus
El servicio de autobús Airlink conecta el aeropuerto con la estación central de tren de Edimburgo. La parada del Airlink está en la salida de vuelos domésticos y te deja junto a Waverley Bridge. Sale un autobús cada 10 minutos, hace el trayecto en unos 30 minutos, funciona toda la noche y el billete sencillo cuesta £4.

La opción más económica es tomar el autobús 35 por £1,5. Al subir al autobús hay que depositar la cantidad exacta en una caja y el conductor te da el billete. Este autobús pasa cada 30 o 60 minutos dependiendo de la hora del día. El primero sale del aeropuerto a las 5:57 am y el último a las 23.05 h. Podéis consultar los horarios en esta web.


En tranvía
En mayo de 2014 se inauguró el tranvía que conecta el aeropuerto con el centro de la ciudad. El billete sencillo cuesta £5 y se tiene que comprar en la estación antes de subir al tranvía. El primer tranvía sale del aeropuerto a las 5 am y pasa cada 8 o 10 minutos según la hora del día. El tranvía conecta el centro de Edimburgo con el aeropuerto en unos 35 minutos. Podéis consultar el itinerario y los horarios aquí.

En taxi
El vuelo de vuelta salía a las 7 am, así que tomamos un taxi a las 4:30 que nos vino a buscar a nuestro alojamiento en la zona de Stockbrigde. Nos costó £20 y tardó unos 20 minutos. En Edimburgo los taxis son geniales porque admiten hasta 6 pasajeros, con lo que son una buena alternativa si se viaja en grupo y con poco equipaje, ya que los taxis no tienen maletero y las maletas van con los pasajeros.

Pasamos muchas noches en Edimburgo, pero por desgracia no puedo recomendaros ningún hotel porque nos alojamos todos los días en casa de los mejores anfitriones del mundo: Louise & David. Si tenéis pensado visitar Escocia, con tres días en Edimburgo tenéis suficiente tiempo para descubrir la ciudad. A continuación os dejo algunas visitas imprescindibles que no os podéis perder:

Vistas panorámicas Edimburgo

La avenida principal de Edimburgo conecta el Castillo de Edimburgo con el Palacio de Holyroodhouse, residencia oficial de la reina de Inglaterra. Esta calle está llena de tiendas de recuerdos y de restaurantes, y es el punto de encuentro de muchas de las visitas guiadas que se hacen en la ciudad. En la Royal Mile también se encuentra el Parlamento de Escocia, que se puede visitar gratuitamente los viernes, sábados y lunes. La visita al edificio dura una hora y es recomendable reservar con antelación. También hay visitas temáticas al Parlamento de historia, literatura y arte en fechas concretas. Podéis consultarlas en la web oficial.

El castillo de Edimburgo

Se considera uno de los mejores castillos de Escocia y preside la ciudad desde lo alto de un monte rocoso. También es la visita típica de la ciudad, aunque a mí me gustaron más otras fortalezas. Por un lado, la entrada es bastante cara, £16, y en verano hay colas largas en las taquillas (es mejor comprarlas por adelantado). Además, en el castillo suele haber tanta gente que no se disfruta mucho. Por el lado positivo, el precio de la entrada incluye una visita guiada, para la que hay que preguntar los horarios en la oficina de información.

Durante julio y agosto, en la entrada del castillo se celebra la Military Tattoo, un espectáculo de bandas militares de todo el mundo en el que pueden oírse cientos de gaitas sonando al unísono. Recibimos opiniones dispares sobre si vale o no la pena: a mi cuñado y suegra les encantó, pero a Patricia de Mad about travel le pareció que es para que te estallen los tímpanos. Al final, preferimos no ir y ahorrarnos los £25 que cuesta la entrada más barata (los precios van de £25 a £50). Podéis encontrar más información en la web del Castillo de Edimburgo.

Palacio de Holyroodhouse

Esta es la residencia oficial de la reina de Inglaterra en Escocia. A diferencia del castillo de Edimburgo, este palacio tiene mucha vida y las salas están dispuestas para que el visitante vea cómo es la vida palaciega. Además, se pueden visitar los apartamentos históricos de María reina de Escocia, unas estancias muy importantes para conocer la historia del país. Por otro lado, en los jardines podemos encontrar las ruinas de la abadía de Holyroodhouse. Esta visita me gustó bastante y la recomiendo. La entrada sencilla cuesta £11,30. Podéis encontrar más información en su página web.

Museo Nacional de Escocia

Es un museo que nos explica la historia, cultura, fauna y flora de Escocia, desde los inicios hasta la actualidad y de una manera amena y entretenida. No hay que confundirlo con la Galería Nacional de Escocia, ya que este museo está muy enfocado para visitarlo en familia. Aun así, también resulta interesante para cualquier adulto. El museo se ubica en un antiguo edificio victoriano remodelado, muy bonito y luminoso. Como curiosidad, en este museo se puede ver a la famosa oveja Dolly disecada. La entrada es gratuita.

The Real Mary King's Close

Se trata de una de las visitas guiadas más interesantes de Edimburgo y permite adentrarse en uno de los «closes» o callejones estrechos perpendiculares a la Royal Mile. En la antigüedad, Edimburgo tenía un espacio urbano muy delimitado, así que en lugar de crecer a lo ancho, lo hizo a lo alto. De este modo, en estos callejones sin salida los edificios crecieron y crecieron hasta llegar a las siete plantas en algunos casos. Cuanto más alto era tu estatus, más alto vivías, literalmente. Para aprovechar el espacio, los callejones eran muy estrechos, lo que hacía que las calles estuvieran muy poco iluminadas. Así que, si a eso le sumamos la poca salubridad de la edad media, ya os podéis imaginar cómo era la vida. Por si fuera poco, el panorama empeoró tremendamente cuando la peste asoló la ciudad. Las autoridades decidieron entonces tapiar las entradas de varios callejones subterráneos con los enfermos dentro. La edad media era así, no se andaban con tonterías. La visita es teatralizada (pero no dan sustos) y es muy entretenida. Sin embargo, es tan popular que en verano hay que reservarla con antelación. Cuesta £12,95 y los menores de cinco años no pueden entrar. Podéis reservarla el día antes de vuestra visita en la web oficial.

Mercat Tours

Esta empresa ofrece varios tours por Edimburgo y nosotros hicimos el «Ghosts & Ghouls», que también es muy popular. Si en el anterior visitábamos uno de los callejones cubiertos de la ciudad, en este se visitan las bóvedas subterráneas encantadas del antiguo puente que llevaba a las puertas de entrada. La carencia endémica de espacio en la ciudad hizo que se usaran las bóvedas interiores de calles y puentes para instalar talleres y comercios un tanto clandestinos. La visita es muy interesante y amena, y antes de adentrarte en el interior de la ciudad, te muestra puntos de interés del casco antiguo de Edimburgo. Dura dos horas y cuesta £14.

Edinburgh Festival Fringe

Este es uno de los festivales de teatro y música más importantes de Europa y se celebra durante el mes de agosto. La ciudad se llena de teatro callejero, conciertos y bares pop-up que se instalan por todo el centro de la ciudad. En la Royal Mile y otros puntos céntricos aparecen de repente decenas de miniescenarios donde los grupos teatrales que actúan durante el Fringe ofrecen piezas de sus espectáculos para que los transeúntes se animen a comprar entradas. De hecho, durante los días del festival os encontraréis cientos de personas intentando venderos su espectáculo para que compréis entradas. También hay conciertos en espacios singulares en los que no hay que pagar entrada, solo lo que cada uno considere apropiado directamente al artista. Aunque la ciudad se pone hasta los topes durante este festival, vale mucho la pena pasar un par de días en Edimburgo viendo obras de teatro y disfrutando del ambiente en los bares callejeros.

Jardín Botánico de Edimburgo

Situado en la zona de Stockbridge y creado en 1670, es un buen lugar para pasear un domingo. La entrada es gratuita, pero hay que pagar para entrar en el invernadero.

Dónde comer en Edimburgo

Durante nuestra visita a Edimburgo tuvimos la suerte de comer realmente bien en algunos restaurantes que queremos recomendar:

The Bon Vivant Stockbridge Es un restaurante con un ambiente agradable y muy romántico para disfrutar de una velada íntima con la pareja o con buenos amigos. Preparan cocina de mercado y se puede cenar por unos £25 por persona. Es recomendable reservar las noches del fin de semana porque el local no es muy grande.

Afternoon tea en The Dome Me declaro fan incondicional de los afternoon tea, una comida ligera que se sirve de dos a cinco de la tarde. El afternoon tea consiste en una bandeja de tres pisos de sándwiches, scones (una especie de panecillos) con mermelada y clotted cream (una especie de mantequilla cremosa) y pastelería fina acompañado de té o café. Os recomendamos el del restaurante The Dome, porque el local es muy bonito y céntrico. El afternoon tea para dos cuesta £25 y el restaurante The Dome no hace reservas.

Hector's Este es un pub de diseño situado en el barrio de Stockbridge. Ofrece platos típicos de la gastronomía británica en un ambiente muy agradable. Os lo recomendamos porque tiene un menú diario (mañana y noche) de dos platos por £8,50 o de tres platos por £11 y además es un buen lugar para tomar un brunch los sábados.

Cafe Royal Edinburgh Un bar-restaurante con mucha solera situado cerca de la calle Princess. Nosotros no comimos aquí, pero sí paramos a tomar algo y el local nos gustó mucho, así que os lo recomendamos.

Restaurante Wedgewood Paul Wedgewood es el chef de este restaurante situado en plena Royal Mile. Louise y David nos lo recomendaron para comer al mediodía, ya que tienen un menú muy bueno a muy buen precio. El menú de mediodía de dos platos cuesta £12.95 y el de 3 £16.95. Cuando visitéis la parte antigua de la ciudad, os recomendamos mucho que comáis aquí porque la comida es muy buena y el local es muy bonito.

Speigeltent Si visitáis Edimburgo durante el festival Fringe, id al Speigeltent. Es un bar-carpa de inspiración circense que se monta los días de festival en la calle George y en el que también se organizan actuaciones. Es un buen lugar para disfrutar del ambiente del festival con una copa en la mano.

Chaophraya Un restaurante tailandés excelente situado en la calle Castle. El local de diseño es muy grande y durante las fechas de festival es recomendable reservar con mucha antelación. Es recomendable reservar mesa en la terraza acristalada, ya que además de las preciosas vistas al castillo, en agosto podréis disfrutar de los fuegos artificiales que se lanzan al final del Military Tatto mientras cenáis.

Afternoon tea en The Roxburghe Hotel
Disfrutamos de un afternoon tea en el ambiente exclusivo y relajado de este hotel. El menú por persona incluye cuatro minisándwiches, dos scones con clotted cream y mermelada, una selección de pastelería fina y, obviamente, una tetera llena de té. Los scones que comimos fueron de los mejores que hemos probado hasta la fecha. El afternoon tea cuesta £20 por persona y £25 con copa de champán. Pero Louise encontró una oferta y nos salió el afternoon tea con champán por £15 por persona. Podéis encontrar más ofertas de este tipo en la sección de ofertas de la web Afternoon Tea.

Restaurante Cross & Corner
Este gastro-pub está situado en el número 1 de la calle Canonmills y tiene un ambiente relajado y una decoración bonita. La presentación de los platos está genial y la comida es deliciosa aunque la carta no es muy extensa. El fish & chips estaba muy bueno y se podía tomar media ración (£8) o ración entera (£13), lo que es genial si no se tiene mucha hambre. Los fines de semana también sirven brunch.

Roseleaf Bar Cafe
Situado en la zona portuaria de Leith, en una zona muy agradable para pasear junto al río. La semipenumbra y la decoración hacen de este local una taberna chapada a lo vintage, pero también es un lugar con una comida deliciosa y con gente joven jugando a juegos de mesa o tomando el té con sobreros de la abuela cedidos por el local. Allí fuimos a cenar y me gustó que el menú estuviera dentro de una revista de National Geographic. Tomé venado estofado (£14) y estaba tan tierno que se deshacía en la boca. Los postres aquí también están superbuenos.

Excursiones desde Edimburgo

Desde Edimburgo se pueden hacer innumerables excursiones, pero nosotros nos decantamos por visitar el castillo de Stirling y la costa de Fife aprovechando que habíamos alquilado un coche. Además, en nuestra segunda visita hicimos una excursión a la Rosslyn Chapel.

Esta famosa capilla está en el pueblo de Rosslyn, a unos 30 minutos de Edimburgo en coche. La capilla data de 1446 y fue fundada por sir William St. Clair. En un principio tenían previsto construir una iglesia mucho más grande, pero finalmente se quedó en una pequeña capilla de 21 metros de largo y 13 de alto. Sin embargo, lo excepcional de esta capilla es el interior, que está totalmente recubierto de figuras talladas en piedra. Para tener más detalles de todo, es recomendable hacer la pequeña visita guiada gratuita de 20 minutos en inglés.
Además, en esta capilla se filmaron las escenas finales de la película El Código Da Vinci. La entrada a la Rosslyn Chapel cuesta £9 y no se pueden hacer fotos en su interior.

Al salir de la capilla aprovechamos para almorzar una sopa y un sándwich en la cafetería del centro de visitantes (£8) que estaban sorprendentemente muy buenos.

Tras la visita a la Rosslyn Chapel, fuimos a visitar el castillo en ruinas de Rosslyn. Fue un paseo muy agradable a pesar del frío que hacía. Desde el centro de visitantes también salía un sendero hacia el Rosslyn Glen, pero como estaba lleno de barro lo dejamos para otra ocasión.

Se puede tomar el autobús 15 (o 15A los domingos) en el centro de Edimburgo, que tarda unos 40 minutos en llegar y pasa uno cada 30 minutos. Cuesta £1,5 (hay que llevar el dinero exacto) y la parada más cercana a la capilla es la que hay delante del Original Rosslyn Hotel. Podéis consultar los horarios e itinerario aquí. Si se va en coche, hay un aparcamiento gratuito delante del centro de visitantes.

Excursión al castillo de Stirling

Este es uno de los castillos que más me gustaron de Escocia y una de las visitas más interesantes que hicimos. Stirling está a poco más de una hora en coche de Edimburgo, aunque también se puede llegar en tren (la estación está a diez minutos andando del castillo). Si vais en coche, tened en cuenta que todo el centro de Stirling es zona azul y de pago, pero en el castillo hay una zona de aparcamiento. Aunque veáis un cartel indicando que está lleno, entrad igualmente porque es muy posible que quede alguna plaza. La entrada al castillo cuesta £14 e incluye una visita guiada muy interesante que se divide en dos partes. La primera, con un guía oficial muy cachondo que explica la historia del castillo y de la ciudad de Stirling, y otra en la que se pasa por diferentes salas del castillo y uno se encuentra con personajes históricos que explican cómo era la vida palaciega y responden las preguntas que tengas. Es una visita muy recomendable.

No visitamos la ciudad porque se nos hizo un poco tarde, pero podéis encontrar un itinerario completo por la ciudad de Stirling en el blog de Patricia Cuní.

Excursión a la costa de Fife: el Festival de Arte de Pittenweem

Otra de las excursiones que hicimos desde Edimburgo fue a Pittenweem, aprovechando que esos días se celebraba el festival de arte de la ciudad. Pittenweem es un pueblecito costero precioso con casitas monas que abren sus puertas a los visitantes durante el festival. La gracia de este festival de arte es que las obras se exponen en las casas del pueblo y así se puede conocer Pittenweem de una manera totalmente diferente. El festival de arte es muy interesante entre las obras que se exponen y que se pueden comprar hay muchas de gran calidad. Louise y David nos propusieron visitar el festival y nos encantó.

Tras visitar Pittenweem nos desplazamos hasta la cercana población costera de Anstruther para comer en uno de los mejores Fish & Chips de Escocia. Nada más llegar, nos encontramos bastante cola en el Anstruther Fish Bar, atraído por la fama de su galardonado pescado con patatas. Es un local bastante rústico y hasta tiene un ambiente un poco retro. Se forman dos colas: una para pedidos para llevar (más baratos) y otra para comer en el restaurante. La carta es bastante extensa, pero casi todo el mundo pide el plato de pescado tradicional que cuesta £8.25. A eso hay que sumarle las patatas £2 y las salsas, que se pagan a parte. A pesar de la cola y del precio, entiendo por qué han ganado tantos premios: estaba todo buenísimo.

Ruta por las Highlands escocesas de 8 días

Tras visitar Edimburgo con mucha calma decidimos hacer una ruta por las Tierras Altas escocesas durante ocho días. La mejor manera de explorar esta zona es alquilando un coche. Nosotros lo alquilamos en @Avis_Spain a través de Twitter y recogimos el coche en la oficina que tienen en el centro de la ciudad. El alquiler de un coche pequeño durante 9 días nos salió por 195€.

Dos días explorando la zona de Loch Lommon y Trossachs National Park

La primera parada en nuestra ruta fue en la zona del lago Lommon. Fuimos de Edimburgo hasta Aberfoyle. En esta pequeña población nos dirigimos a la oficina de turismo. Allí nos indicaron varias rutas para hacer senderismo por el Queen Elisabeth Forest Park y así empezar a alucinar con la naturaleza escocesa. Otro motivo para hacer una parada allí fue que queríamos pasar la tarde en el parque de aventura Go Ape!

Escocia es el paraíso del senderismo, no solo por su exuberante naturaleza sino porque, además, todas las rutas están muy bien marcadas y en las oficinas de turismo suele haber mapas con las rutas que se pueden seguir y con el grado de dificultad marcado.

Go Ape es un parque de aventura montado en lo alto de los árboles en el que te desplazas con tirolinas y en el que hay que superar obstáculos para finalizar el recorrido. Era la primera vez que hacíamos algo así y nos gustó mucho por la parte de aventura pero también por las vistas. Y es que no siempre se tiene la oportunidad de disfrutar de un bonito bosque desde lo alto. El precio es de £30 para adultos y es recomendable reservar con antelación.

Vkontakte
Pinterest